Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Es innegable la importancia que ha cobrado en los últimos años el marketing audiovisual, sobre todo gracias a la aparición y desarrollo de tecnologías que acercan y facilitan la realización de video, poniendo una potente herramienta de comunicación al alcance de todos.

¿Sabías que cerca del 90% de las personas que navegan en internet permanecen más tiempo en las páginas que tienen video que aquellas que no lo tienen? ¿Y sabes en qué se traduce eso de cara a Google? Y no hablemos de la imagen que das como empresa, de la confianza que aportas a tus usuarios o del impacto que generas como marca. Pues bien, estos no son más que algunos de los motivos por los que ya deberías estar pensando en hacer tu primer video….

Pero no quiero adelantarte nada. Continua leyendo y descubre porqué deberías abrazar el video marketing como una de tus principales estrategias de marketing en internet.

«Es demasiado complicado…» «No me veo delante de la cámara…» «A mi mercado no le interesa…» «Hacer video es demasiado caro»

Casi puedo escucharte poniendo todo tipo de excusas, pero debo decirte que nada más lejos de la realidad. Hace mucho que el video ha dejado de ser algo complicado gracias a los avances tecnológicos de los que disfrutamos hoy en día. Complicado era hace años, es cierto. Y caro, muy caro. Pero estoy seguro de que tienes un móvil en el bolsillo con el que puedes hacer videos espectaculares, o una cámara réflex con función de video que ni siquiera has llegado a probar, quizás una pequeña GoPro que utilizas para tus vacaciones de verano, o una webcam a la que apenas le das uso… Son muchas las opciones disponibles hoy en día, y todas ellas con una calidad impensable hace tan solo 10 años.

Ponerse delante de la cámara no es fácil, lo reconozco. Requiere práctica y, sobre todo, un ejercicio personal que evite que cada vez que te veas y escuches te mueras de vergüenza. Sin embargo, debo decirte que tampoco es obligatorio pasar por ese trago si no te apetece. A mí, personalmente tampoco me gusta, pero por suerte existen múltiples estilos y tipos de video para empresas de los que todos los mercados se pueden beneficiar.

Puede que no necesites un video corporativo como tal, pero quizás te venga bien tener varias piezas cortas en las que mostrar y explicar tus productos o servicios. Quizás tener el testimonio de alguno de tus clientes hablando de los beneficios que les ha aportado tu negocio te venga bien para enseñárselo a futuros usuarios, o simplemente puede que te apetezca enviar una felicitación de navidad y que mejor manera de hacerlo que a través de un video.

Es evidente que son muchos los motivos por los que adoptar una estrategia de marketing audiovisual resulta beneficioso para cualquier negocio o empresa. Hace ya años que es una práctica común entre todo tipo de compañías, pero últimamente se ha democratizado tanto y resulta tan sencillo llevarlo a cabo que hoy en día se produce (y consume) más contenido audiovisual del que jamás podríamos haber imaginado.

¿Y por qué no iba a ser así? Se trata de la manera más directa de mostrar tu empresa, de presentar tus productos o servicios y explicar como funcionan, de hacer que tu imagen de marca destaque sobre las demás, de transmitir detalles sobre tu compañía que de otra manera sería imposible, de conectar emocionalmente con tus usuarios o clientes e incluso, de mostrar sus opiniones al resto de posibles usuarios que aún se están pensando si deberían utilizar tus servicios,… y un largo etcétera que se ha ido (e irá) ampliando con los años.

Hace años las empresas se veían limitadas a la hora de hacer llegar su mensaje a un público masivo debido al formato físico del que el video dependía. Lo normal era por tanto, mostrarlo en congresos y convenciones, a través de DVDs y otros soportes físicos (afortunadamente) ya obsoletos. A día de hoy sin embargo, no sólo los motivos por los que hacer una producción audiovisual se han ampliado enormemente, si no que el medio y las formas de distribución se han generalizado hasta tal punto que hacer un video de empresa reporta más beneficios que nunca.

¿Te has parado a pensar en lo «barato» que sale hacer que tu empresa llegue hoy en día a un gran número de personas? Tienes un móvil o una cámara que graba con una calidad medio decente, tienes Youtube que es gratuito, redes sociales en las que compartir (de nuevo gratuitas),… ¡Imagina como funcionaba esto hace unos pocos años y lo difícil que resultaba para cualquier empresa llegar a un pequeño grupo de personas!

Actualmente Youtube tiene alrededor de 1,5 Billones de usuarios activos al mes y se suben unas 500 horas de video cada minuto. Además, el 40% de los usuarios ya accede desde dispositivos móviles (cifra ésta que continua creciendo cada año) y consume como media alrededor de 40 minutos diarios de contenido audiovisual. Estos no son más que unos pocos datos que nos dan una idea clara no solo de lo importante que es para cualquier empresa tener presencia en este medio, si no del valor que supone generar contenido con una cierta asiduidad.

Hoy más que nunca podemos afirmar que el marketing audiovisual ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad.

16 Motivos para hacer tu primer video.

Ya he nombrado algunos de pasada y otros te los puedes imaginar por lo evidente que resultan, pero voy a tratar de enumerar los principales beneficios que se derivan de adoptar una estrategia de marketing audiovisual.

  1. Destaca la identidad de tu empresa o marca. Tu empresa o marca se beneficiará de la imagen que da solo por el simple hecho de tener video. Éste continua siendo uno de los motivos por los que siempre se han hecho vídeos corporativos y que a día de hoy sigue estando completamente vigente. Si el hijo de tu vecino tiene su propio canal de Youtube, ¿cómo no va a tenerlo tu empresa?
  2. Ayuda a construir confianza y credibilidad. El video permite conectar mejor con el usuario por su facilidad a la hora de transmitir emociones. Además, aporta valor a tu empresa y sobre todo, humaniza tu imagen corporativa. Pasas a ser una persona (o grupo de personas) en lugar de ser un simple logotipo en la cabecera de tu web y es evidente que eso aporta confianza y seguridad en el usuario, lo cual impulsa las ventas y la posibilidad de que contacten contigo para contratar tus servicios.
  3. SEO – El video ayuda a tu empresa a posicionarse en Google (y otros buscadores) En primer lugar hay que decir que Google considera al video como contenido de alta calidad y por ese motivo ganarás más puntos a la hora de posicionar tu web en sus motores de búsqueda. Pero además, y esto es importante, el hecho de tener un video hace que el usuario permanezca en tu página durante más tiempo, lo cual ayuda enormemente a aparecer en las primeras posiciones. Por explicarlo de otra manera… Google, entre otros factores, valorará tu página web en función del comportamiento de tus visitantes. Si alguien entra a tu web y acto seguido se marcha, Google pensará que ésta no aporta valor alguno y, poco a poco, te irá relegando a las últimas posiciones. Sin embargo, si cada visitante permanece un tiempo en la web, y además navega a través de links, menús, etc… Google pensará que tu web resulta interesante para los usuarios y por lo tanto impulsará tu presencia en las búsquedas. Por eso el video resulta una herramienta fundamental para el SEO, ya que mantiene a tus usuarios enganchados a tu página durante más tiempo.
  4. Retención. Como hemos comentado en el punto anterior, gracias al video captamos la atención del usuario durante un tiempo de 20 o 30 segundos a 3 o 4 minutos, pero es que además éste aumenta el nivel de retención de la información muchísimo más que cualquier otro medio y por lo tanto aumenta también el recordatorio de una marca, producto o empresa, mucho más que si se tratara de un banner, un texto o cualquier otro medio.
  5. El video no es solo una herramienta de marketing. Tutoriales, instrucciones de uso, prevención de riesgos laborales, felicitaciones, etc… el video se utiliza cada vez más para aportar un valor añadido a cualquier tipo de producto o servicio. ¿Te imaginas el tiempo que puedes llegar a ahorrar si tienes una comunidad importante de usuarios con preguntas recurrentes a los que a través de un simple video pudieras responder?
  6. El video se comparte (y distribuye) fácilmente. Es evidente que podemos utilizar nuestros videos en ferias, convenciones, presentaciones, etc… Pero además, podemos poner esos mismos videos en nuestra web a través de un simple link desde nuestro canal de YouTube o Vimeo, podemos enviarlo a través de emails, Whatsapp, compartirlo en redes sociales, incluso aparecer en televisión,… Y por supuesto, no olvidemos el número de dispositivos y herramientas en los que podemos visualizarlos: móviles, tablets, televisores, ordenadores, smart TV, presentaciones PowerPoint… y un largo etcétera que cada día se va ampliando aún más.
  7. Marketing viral. Aunque no es ni mucho menos lo más habitual, hoy podrías subir un video a tu canal de Youtube y que éste, por los motivos que fueran, se compartiera cientos de miles de veces en apenas unas horas. ¿Te imaginas? Es difícil, pero ocurre. Sin embargo, si prefieres no dejarlo tan al azar a día de hoy puedes incluir tu video como publicidad en otros vídeos por un presupuesto diario que te marques previamente. Un canal adicional de distribución que permite llegar a un público objetivo eligiendo una audiencia específica. Algo que hace pocos años solo podían permitirse las grandes empresas a través de agencias de publicidad ahora puedes hacerlo tú desde tu cuenta de Youtube en apenas unos minutos.
  8. Siempre ON. Antiguamente si querías vender tenías que ir puerta por puerta o tener una serie de vendedores a comisión que lo hicieran por tí. Ahora puedes hacer lo mismo pero en video: cara a cara, 24 horas al día, a nivel global y en el horario del cliente.
  9. Realizar un video corporativo es mucho más barato. Ya lo hemos comentado antes. Hace no mucho tiempo realizar un video de empresa resultaba enormemente costoso y además los resultados muchas veces no terminaban de ser completamente satisfactorios para el cliente. En los últimos años sin embargo, gracias sobre todo a la revolución que se ha producido a nivel tecnológico y la democratización que ha supuesto, el video está al alcance de cualquier persona, pudiendo competir en cuanto a calidad y, sobre todo, en cuanto a engagement, con las grandes marcas y compañías.
  10. El video funciona. Por lo general, todos preferimos ver un video en el que se nos muestre como funciona un servicio o se nos expliquen las funciones de cierto producto, a leer un texto.
  11. Optimización. Los resultados se pueden medir con facilidad. En todo momento puedes visualizar el impacto que tu video esta teniendo en tus usuarios y clientes gracias a las herramientas de analítica que Youtube o Google ponen a tu alcance. Puedes ver el número de reproducciones, las veces que lo han vuelto a ver, el momento en el que pararon la reproducción… Esto te permite averiguar qué funciona exactamente y optimizar así tu contenido audiovisual en el futuro.
  12. Diferenciación con respecto a tu competencia. La realidad es que no todo el mundo esta dispuesto a realizar videos. La mayoría, pese a todos los beneficios que pueda aportar a su empresa, continua sin verlo como algo esencial o simplemente no quieren tomarse la molestia. Por este motivo, el que lo haga se beneficiará por aportar algo diferente a su sector.
  13. Es más sencillo posicionar un video en Youtube. Posicionar una web o una palabra clave en internet no resulta sencillo. Sobre todo cuando nos movemos en un sector muy competitivo y con mucha presencia en internet, convencer a Google de que nosotros somos mejores y aportamos más valor que nuestra competencia no siempre es fácil. Sin embargo, Youtube es un mundo muy diferente en el que, siguiendo una serie de directrices, resulta mucho más sencillo posicionar y destacar tu contenido. No olvides que se trata del segundo mayor buscador de internet, y que éste además pertenece a Google.
  14. El video aumenta la conversión. Aquí solo voy a dar un dato: incluir un video en una landing page aumenta el ratio de conversión en un 80%.
  15. Email marketing. Otro dato: un email de presentación que incluye video tiene un ratio de apertura del 96%.
  16. Storytelling. Nada más y nada menos que el arte de narrar, de contar una historia. ¿Quién no se ha emocionado con una película? ¿O a sentido ira o miedo? Podemos olvidar muchas cosas, pero no es tan fácil olvidar como nos hace sentir una historia en cierto momento, y ahí el medio audiovisual es el rey. Conectar emocionalmente a través de una historia hace que se recuerde mejor la marca y se asimilan las ideas más fácilmente. Tu cliente dejará de ser consumidor para convertirse en tu audiencia.

Estos son solo algunos de los principales beneficios en los que he pensado pero seguro que hay muchos más… Si se te ocurre algun otro o quieres comentar alguno de los que he indicado, estaré encantado de escucharte!

Imagen destacada por Glenn Carstens-Peters en Unsplash

Videos de ejemplo realizados por StudioKrrusel.

Share on facebook
Share on twitter
Share on google

Deja un comentario

Suscríbete

¿Te gustaría ser el primero en saber cuando se añade contenido nuevo al blog?