Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Elegir el dominio correcto para tu web es fundamental y de ello depende en parte el éxito de tu negocio en internet. Un buen nombre de dominio puede causar una primera impresión muy positiva en tus usuarios y afectar en gran medida al SEO de tu web. Además, en cierto modo define tu marca, por lo que debe ser escogido con mucho cuidado. A continuación te doy algunos consejos que deberías tener en cuenta a la hora de elegir y contratar un dominio.

Elegir un nombre de empresa o marca no es una decisión fácil de tomar. Lleva días e incluso semanas dar con algún nombre que te haga sentir a gusto y represente a la perfección la imagen que quieres dar de ti o de tu empresa. El dominio no es más que una extensión de ese nombre y por tanto la dificultad a la hora de registrarlo es la misma o incluso peor. Y digo peor porque puede ocurrir que después de días tratando de encontrar el nombre perfecto para darte a conocer, descubras que el dominio en cuestión ya está ocupado o a la venta por un precio muy superior al que te puedes permitir.

A esto además deberías sumar las redes sociales. Idealmente, ese nombre debería estar disponible en todas las que vayas a usar ahora o en el futuro.

La elección de tu dominio no es algo en lo que debas precipitarte y tomar a la ligera.

Piensa también que la elección de dominio es algo que variará en función del negocio que quieras montar o del servicio que ofrezcas. No es lo mismo buscar nombre para un blog que para un ecommerce, una empresa, una página nicho o una web de marca personal. En cada uno de estos casos nos interesarán diferentes cuestiones según la estrategia que nos hayamos marcado.

Hay muchos factores que debemos tener en cuenta a la hora de contratar un dominio «antes de que nadie nos lo quite», y eso es lo que voy a tratar de aclarar en este artículo.

¿Necesitas una web?

¿Estas intentando hacer todo pero no terminas de sacarlo adelante? ¿Necesitas dedicarte 100% a tu negocio y buscas a alguien que se encargue de tu web?

Marca vs. Genérico

Como norma general un dominio que haga referencia a una marca siempre será mucho mejor que uno genérico si lo que pretendes es construir reputación y reconocimiento. Por supuesto, al hablar de un dominio de marca me refiero también a tu propio nombre, en el caso de que estés intentando crear una marca personal.

Un dominio de marca es único y destaca sobre la competencia, mientras que un nombre de dominio genérico suele estar lleno de palabras clave que si bien posicionan y ayudan al SEO en el corto y medio plazo, resultan demasiado similares a muchas otras webs. Si lo que buscas es atraer tráfico rápido puede que esto te funcione durante un tiempo, pero si lo que quieres es crear una marca que transmita confianza y personalidad, olvídate de tomar ningún atajo y apuesta por un nombre memorable.

Nos encontramos por tanto frente a tres escenarios posibles:

Si eres una empresa o trabajas bajo un sello o marca, sin lugar a dudas yo apostaría por un dominio de marca (o branding). No hay nada que transmita mayor confianza que una empresa que lo parece. Todo forma parte de tu imagen, desde el nombre al diseño de su web o la redacción de textos. Además, al no estar vinculado al nombre e imagen de una persona concreta, si en el futuro decides vender la empresa te resultará mucho más sencillo que con una marca personal.

Algunos ejemplo de dominio de marca serían apple.com, elpais.com, tesla.com, etc…

En contra de esta primera opción tenemos que normalmente no ayuda al posicionamiento y que muchas veces solo por el nombre no tenemos manera de saber a qué se dedica la empresa.

El segundo caso es el dominio de marca personal. Podríamos decir que es la opción más sencilla a la hora de buscar dominio (al menos si no tienes un nombre muy común). Se trata de la opción perfecta si lo que quieres es posicionarte como un experto en tu nicho y buscas que tu marca este asociada a tu nombre, ya sea por reconocimiento o cualquier otro motivo. En este caso, la sensación de estar tratando directamente con una persona transmite mucha confianza y cercanía por lo que resulta ideal para consultores, coaches, perfiles profesionales, artistas, fotógrafos, etc…

Algunos ejemplos de dominio de marca personal: agustingrau.com, raimonsamso.com, gervasiosanchez.com,…

En contra tendríamos que no ayuda nada al posicionamiento en Google y sobre todo que al estar muy vinculado a tu nombre e imagen, te puede resultar más difícil su venta en el caso de que pretendas traspasar tu negocio en el futuro.

¡Contrata tu hosting con Siteground y disfruta de dominio gratis y 65% de descuento el primer año!

Oferta!

 

Por último, tenemos los nombres de dominio genérico. Esta opción tiene una clara ventaja con respecto a las otras de cara al posicionamiento, y es que si incluimos en nuestro dominio alguna de nuestras palabras clave ésta influirá de manera positiva en el SEO de nuestra web. Según Google esto ya no ocurre así y en teoría sus últimos algoritmos apenas lo tienen en cuenta, pero no tienes más que hacer una búsqueda sobre cualquier producto de moda y analizar los primeros resultados para darte cuenta que aún resulta determinante. Para nada quiero decir que sea necesario un dominio genérico a la hora de conseguir un buen ranking en buscadores, de hecho a mí personalmente son los que menos me gustan, pero sí creo que en algunos casos ayuda a alcanzarlo de forma más rápida.

Es un tipo de dominio que suele utilizarse mucho para webs de nichos muy específicos, webs de afiliados, etc… en los que se busca alcanzar un buen posicionamiento de forma muy rápida.

Ejemplos de dominio genérico serían bicicletaselectricas.com, todoereaders.com, regalosparaembarazadas.es, etc..

Se trata de una opción muy específica y funcional, pero no podemos dejar de reconocer que suena un poco cutre y oportunista. Además, al ser sitios que se crean para vender y sobre todo recomendar productos de afiliados, suelen ser webs que van y vienen en función de las modas y la demanda.

Elige un dominio fácil de escribir (y recordar)

Hace ya algunos años, cuando mi socio y yo decidimos montar nuestra productora audiovisual, cometimos el error de ponerle un nombre raro solo porque visualmente nos gustaba. Habíamos diseñado un logo y tenía un cierto significado para nosotros. En aquel momento no tenía mucha idea de todo esto sobre lo que escribo ahora y tampoco me preocupé por buscar información, así que compramos el dominio casi sin pensar y empezamos a diseñar la web e imprimir tarjetas.

Desde entonces, no ha pasado una sola semana en la que no hayamos tenido que deletrear y explicar como se escribe el nombre de la empresa y por supuesto, siempre con un cierto temor a que un posible cliente termine en una web diferente. Después de tantos años ya nos conocen con ese nombre y cambiarlo no tiene mucho sentido a estas alturas, pero si tuviésemos que bautizar de nuevo a la empresa seguramente optaríamos por otro nombre.

La moraleja de la historia esta clara: el nombre de tu dominio tiene que ser fácil de escribir y recordar. Tu interlocutor debería entenderte a la primera, así que trata de no complicarlo demasiado. Un buen ejercicio es decirlo en voz alta y preguntar a gente de confianza a ver qué les parece y, sobre todo, si lo entienden y serían capaces de escribirlo sin problema.

Por último, intenta evitar que coincidan juntas dos vocales o letras iguales que puedan llevar a confusión: fruteriaaldia.es,

Evita números y guiones

De nuevo, y en relación con el punto anterior, no lo compliques incluyendo guiones o números. A Google no le gustan nada y por lo general al usuario le costará más trabajo retener el nombre. En ocasiones no sabrá si el número se escribe con letras (tres o 3), si el guión es medio o bajo…

Seguramente al decir que a Google no le gustan los dominios con guiones y números te habrá saltado la alarma ¿significa esto que no podrás posicionar bien tu web? Por supuesto que no. Sin duda podrás conseguir una buena posición si trabajas bien todo el SEO de tu página, pero éste es también un factor que suma.

Si forzosamente necesitas incluir uno de estos elementos en el nombre, una buena práctica sería registrar las diferentes variaciones para estar seguro. Por ejemplo: numero3.com y numerotres.com

Intenta mantenerlo corto y conciso

Como norma general se tiende a decir que es mejor que tu nombre de dominio no pase de 15 caracteres (20 como mucho) y sin son menos de 10, aún mejor. Sin embargo ésta no es una norma que vaya a influir negativamente en tu SEO, sino más bien una recomendación. Si mantienes el nombre de tu dominio corto, siempre será más fácil de recordar por parte del usuario y habrá menos posibilidades de que se equivoque al escribirlo.

¿Negocio local? Incluye tu ciudad

Generalmente cuando se trata de un negocio local puede ser interesante incluir en el dominio el nombre de la ciudad o zona en la que ejerces tu actividad. Así, nos encontramos muchísimos profesionales y negocios que suman su localización a un nombre generalista que habitualmente funciona muy bien: fontanerobarcelona.com, servicioselectricosjaen.es, limpiezasmadrid.com,…

¿Qué extensión deberías utilizar?

Existen en el mercado innumerables extensiones entre las que elegir: com, net, org, es, co,… y en principio todas posicionan igual, sin embargo no podemos negar que por parte del usuario hay una predisposición al .com y solo por este motivo mi recomendación inicial es la de que optes por ésta antes que por cualquier otra extensión.

Hace no mucho, en la Guía rápida para crear una web desde cero contaba cómo cuando me decidí a utilizar el nombre de Independencia Digital y me dispuse a comprobar la disponibilidad de dominio me topé con que me vendían el .com por casi 3000€. Ni el dominio ni el nombre estaban en uso, por lo que finalmente me decidí a utilizar un .net y ver que pasaba. Durante varios meses seguí comprobando su disponibilidad cada pocos días por si lo hubiesen liberado o al menos hubieran bajado el precio. Pues bien, unos seis meses después el .com estaba disponible. Finalmente lo habían liberado.

Además de las extensiones globales o genéricas nos encontramos con las geolocalizadas, es decir, aquellas que hacen referencia a un país concreto como .es (España), .uk (United Kingdom), .it (Italia),… En principio si tienes claro que tu negocio se va a dirigir exclusivamente a un país puedes perfectamente utilizar una de estas extensiones. Al centrarte en un país determinado Google valorará positivamente esta decisión frente al resto y te posicionará preferentemente en ese país, pero ten en cuenta que si más adelante quieres llegar también a personas de otros clientes lo vas a tener complicado. Además, ésto de la geolocalización es algo que también puede hacerse con el .com en Search Console indicándole a Google donde se encuentra nuestro público preferente, por lo que mi recomendación continúa siendo la misma: trata de conseguir el .com

Por otro lado, existen ciertas extensiones que pueden parecer geolocalizadas, aunque en realidad no lo son: .madrid, .barcelona, .paris, .scot, .nyc, etc… En realidad se trata de extensiones globales y que sin embargo pueden ayudarnos enormemente a la hora de posicionar un negocio local. Volviendo a los ejemplos que puse al hablar de negocios locales: fontanero.barcelona, limpiezas.madrid, etc…

Para terminar, recomendar una buena práctica: la de proteger tu marca contratando las diferentes extensiones de tu nuevo dominio.

Contrata tu dominio con una empresa de confianza

Pon «contratar dominio» en Google y te harás una idea de la cantidad de empresas con las que puedes registrar tu dominio. Las más populares: GoDaddy, Namecheap, Arsys,… y un largo etcétera que te ofrecen el servicio a precios increíblemente baratos. No te dejes engañar, al final los precios terminan siendo muy similares en las diferentes plataformas una vez que sumas impuestos, protección de dominio, etc…

elegir-dominio

Mi recomendación, y a pesar de que muchos te dirán todo lo contrario, es que siempre registres tu dominio con la misma empresa donde tienes tu hosting contratado. Personalmente, con el ajetreo del día a día puedo llegar a ser un poco desastre con la gestión de pagos y facturación de todos mis dominios y hostings, y aunque por defecto tengo activada la renovación automática, prefiero estar pendiente de un solo sitio a tener que acudir a diferentes empresas para solucionar una posible incidencia. En mi caso lo tengo todo con Siteground, donde además el primer año el dominio te sale gratis. Por otro lado, Siteground tiene un servicio técnico impresionante y tenerlo todo junto me ha permitido en un par de ocasiones acudir a ellos con un problema y olvidarme de todo hasta que se han vuelto a poner en contacto conmigo para decirme que ya estaba solucionado.

Redes Sociales

No es necesario decir que hoy en día las redes sociales son fundamentales para cualquier negocio en internet. Es cada vez más habitual que los usuarios conozcan nuestras novedades y noticias a través de Facebook o Instagram que en nuestra propia página web y por ese motivo no deberíamos olvidar las redes sociales a la hora de buscar nombre para nuestro dominio, y por tanto para nuestra empresa. Lo ideal sería que comprobásemos la disponibilidad del nombre en cada una de las redes sociales que vayamos a usar antes de contratar el dominio. Es más, yo te diría que incluso lo hagas en aquellas que no te interesen y sepas que no vas a usar jamás, aunque solo sea por proteger tu marca y evitar que nadie más se haga con ella.

Si quieres comprobar rápidamente en qué redes sociales esta tu nombre disponible échale un vistazo a Namecheckr, una web muy util que en apenas unos segundos te mostrará las principales redes sociales.

 

Estas no son más que algunas recomendaciones básicas a la hora de elegir dominio para tu web, pero seguramente se te ocurre alguna más. Si tienes cualquier duda o quieres añadir algo no dudes en escribir un comentario más abajo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on google

Deja un comentario

Suscríbete

¿Te gustaría ser el primero en saber cuando se añade contenido nuevo al blog?